Destacadas :

Cuando un pueblo no tiene memoria, las personas y sus acciones

NEFTALÍ URBINA DÍAZ

COMO VEO… DOY

COMO  VEO… DOY

POR: NEFTALÍ URBINA DÍAZ

 

www.eltotonacapan.com

 

*LOS VERACRUZANOS NO OLVIDAN A LOS SAQUEADORES EN TIEMPOS DE DUARTE. DINERO DE POR MEDIO PARA NO PISAR LA CÁRCEL EN DOS ADMINISTRACIONES.

                              

*EL DISCURSO LOPEZOBRADORISTA CONTRA EL NEPOTISMO Y LA CORRUPCIÓN ES SÓLO DEMAGOGIA. LOS PROBLEMAS EN LA ADMINISTRACIÓN ESTATAL, CULPA DE ELEAZAR GUERRERO.

 

*TAMBIÉN EN EL DIF SE CUECEN HABAS. FUNCIONARIOS ESTÁN BUSCANDO HACER DE LAS SUYAS PARA ENRIQUECERSE. DE SEGUIR LAS COSAS ASÍ, PUEDE OCURRIR UN DAÑO  ECONOMICO PEOR QUE EL EN SEXENIO DUARTISTA.

 

Cuando un pueblo no tiene memoria, las personas y sus acciones desaparecen lentamente hasta quedar relegados al olvido, pero los veracruzanos, si tenemos memoria y no vamos a olvidarnos de los depredadores en tiempos de Duarte; esos que hoy, se burlan de la gente porque, saben muy bien que, nunca pagaran por el saqueo que cometieron, nunca devolverán el dinero robado, nunca van a pisar la cárcel; se burlan porque, a pesar de haber saqueado el recurso, se convirtieron en diputados, como Vicente Guillermo Benítez González, que ganó en un distrito que no le correspondía, en un partido que no era el suyo, pero, la burla más grande que le han hecho a la ciudadanía, fue haber puesto como presidente de la Comisión Permanente de Justicia del Congreso del Estado a Juan Manuel del Castillo; los más cercanos colaboradores Duartistas, dos de los principales saqueadores de la entidad. Y todo, con la intención de cubrir los malos manejos financieros, cometidos durante dicha administración. Gracias a eso y a tomar acuerdos en lo oscurito con sus perseguidores, es que esos devastadores, gozaron y siguen gozando de impunidad, siguen sin rendir cuentas, se siguen riendo de la ciudadanía. Primero, con Yunes Linares, aquel que prometiera hacer una cacería de brujas en contra de estos saqueadores y meterlos a la cárcel para pagar por el daño que causaron, pero se habla de “una lana” para la campaña de su hijo, Miguel Ángel Yunes Márquez, a cambio de otorgarles el perdón y dejar de perseguirlos. También, el hoy gobernador de nuestro Estado, Cuitláhuac García Jiménez, se convirtió en cómplice de estos malhechores, por no actuar contra ellos como es debido, aplicando todo el peso de la ley, pues, son muchas las voces que, aseguran, García Jiménez recibió el apoyo de estos voraces delincuentes de cuello blanco; se habla de “unos cuantos milloncitos” que fueron a parar, a la primer campaña del hoy gobernador, para restarle votos a Yunes Linares y así, evitar que ganara, pero además, de recibir el apoyo económico y político del grupo de saqueadores encabezado por Benítez González y Del Castillo, para evitar que ganara la alianza que impulsaba a Yunes Márquez a la gubernatura. Finalmente, se habla de “un varo” que le dieron al Fiscal de Veracruz para que no meta las narices donde no debe, mucho menos, ahora que, no depende del gobierno del Estado.

 

El discurso lopezobradorista, se ha venido centrando en la corrupción y el nepotismo y sus acusaciones, son contra la gente que ocupa cargos de elección popular. Pero no todo es lo que parece. EN efecto, en Veracruz gobernaba Miguel Ángel Yunes Linares cuando, Fernando Yunes Márquez era senador de la República y Miguel Ángel Yunes Márquez, presidente municipal de Boca del Río pero, insistimos, eso no es nepotismo pues, son cargos de elección popular, es decir, cargos por los que la gente elije a su gobernante. Lo que no se permite, es que, en este caso, siendo Yunes Linares gobernador del Estado, su hijo, Miguel Ángel Yunes Márquez, haya sido candidato a la gubernatura porque ¿Con qué calidad moral iba a auditar el hijo al papá, para revisar las finanzas de la entidad? Y por otra parte, porque se trataba de heredar el cargo al hijo para tener una continuidad en la que, el  saqueo al erario público, fuera descomunal. Lo peor radica en que, con todo y discursos anti corrupción y anti nepotismo, sabedor del tema y conocedor del asunto, Andrés Manuel López Obrador permite que, dentro de la administración estatal, Cuitláhuac García Jiménez, gobernador de Veracruz, mantenga como sub secretario de Administración y Finanzas de la Secretaría de Finanzas y Planeación (SEFIPLAN) a su primo Eleazar Guerrero Pérez quien, además, tiene a su hija, Nitzia Aracely Guerrero Barrera en el DIF, en el área de personas vulnerables y programas sociales, situación que constantemente le ocasiona conflictos con la titular de dicho organismo, Verónica Aguilera Tapia y  Héctor Fernando Ruz Santamaría, mientras que, Eleazar Guerrero Barrera, su hijo, está incrustado en la Secretaría de Seguridad Pública, como Director de Vinculación ¡Qué bonita familia! ¡Qué bonita familia! ¡Qué bonita familia!

 

Resulta imposible negar que, en política: el pupilo es el pupilo. Y así lo demuestra Andrés Manuel López Obrador cuando, a pesar de tener el conocimiento, de haber sido expuesto por el reportero José Sobrevilla del periódico  Noreste, durante una de las conferencias del presidente de la República, al día de hoy, no se han tomado cartas en el asunto; es más, se ha confirmado que, Pavel Pazos Rincón, uno de los principales allegados al subsecretario de ingresos y administración, deja el cargo en la subsecretaría de egresos de la SEFIPLAN, debido a que se le detectaron malos manejos financieros e incluso, se habla de un pingüe capital a su favor, tras la estancia en el cargo en dicha dependencia; pero Eleazar Guerrero Pérez, primo del gobernador y subsecretario de Ingresos, continuará ahí, a decir de algunos, hinchándose de billetes y tomando las decisiones más importantes de la política estatal. Lo que quiere decir que, está por encima del gobernador y eso, ya lo debe saber Andrés Manuel porque, a pesar de haber sido expuesto en la mañanera por un reportero y haber quedado expuesto en las redes sociales, los principales noticieros a nivel nacional, no hicieron, ni siquiera, mención alguna sobre la acusación y menos, sobre la declaración lopezobradorista acerca del tema. Mucho menos, de los malos manejos financieros que se están dando en la secretaria mencionada y el DIF estatal, a cargo de Verónica Aguilera Tapia quien, debido a esta situación, constantemente está en riña con el que autoriza el recurso para gastos, es decir: Eleazar Guerrero Pérez, primo de Cuitláhuac García Jiménez, gobernador de Veracruz, por cierto, en su defensa, el gobernador alegó que había que preguntarle del parentesco a su abuela, pero ya está muerta. No conforme y tratando de emular a su protector, dijo que: “en Veracruz, todos nos decimos primos”; lo que olvida el señor gobernador es que, Eleazar Guerrero Pérez, tiene su historia y en ella, figura no sólo como su primo. Ya habíamos comentado en alguna ocasión de que, cuando Fidel Herrera Beltrán hizo a Aníbal Pacheco López director del ICATVER, Eleazar Guerrero Pérez fue su director de apoyo administrativo, gracias a eso, Aníbal pretendió buscar la alcaldía de Xalapa y Eleazar se encargó de buscar el recurso económico, a costa del sueldo de los trabajadores de dicho instituto. En 2014, Eleazar Guerrero era empleado de Javier Duarte y estuvo adscrito a la Dirección General de Tránsito y Transporte Público del Estado, bajo las órdenes de Roberto López Santoyo, a quien se le conocía por ser uno de los hombres más leales de Arturo Bermúdez Zurita, secretario de Seguridad Pública; y si lo recuerdan, la portada de la revista Líder, mejor conocida como el aparador de la corrupción en Veracruz, donde sale Cuitláhuac, también fue idea del primo Eleazar ¡El pueblo de Veracruz, TIENE memoria! Y aún hay más sobre el primo incómodo, una larga lista de actividades de dudosa reputación, corruptelas y malos manejos financieros ¡Y todo eso lo sabe López Obrador! Pero el pupilo, indudablemente, es el pupilo hasta que aprenda. Sin importar lo que el pueblo tenga que sufrir o padecer por esa tan evidente causa.

 

Y finalmente, no hay que perder de vista a la titular del DIF estatal, Verónica Aguilera Tapia quien, junto con Héctor Fernando Ruz Santamaría, están realizando negocios “en lo oscurito” con diversas empresas que surten, productos a la dependencia; por cierto, Fernando Ruz, es gente que está ligada al duartismo y no sólo eso, sino con manejos dudosos de los recursos de los veracruzanos y se supone, directamente ligado con Eleazar Guerrero Pérez, primo del gobernador de Veracruz ¡Será por eso que hay tanto conflicto en el DIF? ¿O será por la presencia de Nitzia Aracely Guerrero Barrera?