CANDIDATURAS: MONEDA EN EL AIRE

Los Políticos / Por: Salvador Muñoz

Tanto el Frente como el partido en el Poder viven un dilema… a medias.

 

Para los fans de Pepe Yunes, es claro que el candidato del Frente Amplio veracruzano está más que cantado: ¡Es Pepe!

 

Por el lado de los aliancistas generacionales, ellos igual tienen definido al candidato: Es Héctor.

 

En el caso del PAN, los chapitos y sus aliados saben que ni Fernando ni Miguel chico serán el candidato…

 

En tanto los Hermanos Yunes están convencidos de que el candidato puede ser cualquiera, menos Julen, aliado del Chapito Guzmán.

 

Ajenas a estas broncas, están la presidenta municipal de Veracruz, Paty Lobeira así como la diputada local Anilú Ingram Vallines.

 

La edil panista alguna vez pintó su raya en la contienda por la candidatura para este 2024 y la segunda, sin decir que quiere ser candidata, ha dado señales de que está lista si el partido y los ciudadanos la respaldan.

 

De cierto modo, lo más conveniente para el Frente, es que si es varón, el candidato salga entre Héctor o Pepe en aras de no generar encono o más división en el PAN. Y si las piezas a nivel nacional se mueven en el sentido de la paridad, y en Veracruz se pidiera Candidata, Anilú entraría en las mismas condiciones que Héctor o Pepe: una entidad de cohesión política… sí, en el PAN.

 

En el caso de Morena, faltando por definir supuestamente dos figuras para completar la media docena de aspirantes y bajo el creciente rumor de que entren todos a la encuesta, la disputa por la candidatura se está dando entre lo político y lo mediático.

 

En lo político, al menos con la Mañanera de ayer, López Obrador da otra señal de que la candidata ha sido, es y será Rocío Nahle.

 

En lo mediático y en las redes sociales, todo indica que Rocío Nahle es la rival a vencer porque las baterías están enfocadas contra ella, al menos por tres de los cuatro varones que contienden por el boleto de la Candidatura.

 

Aparentemente Morena pondrá a disposición del Pueblo Bueno y Sabio, a través de encuestas, la decisión de elegir al candidato o la candidata.

 

Se supone que la candidatura no sería problema desde que AMLO ya decidió desde hace rato quién será la buena… pero no, lo que parece indicar sólo una cosa: los morenos de Veracruz entendieron lo que significa “el último año de gobierno de López Obrador” y su paso a la soledad…

 

Aunque también parece que tienen otra visión del último año del Presidente y el ascenso de la candidata a la Presidencia, Claudia Sheinbaum… parece que tampoco la están tomando en cuenta.

 

Para entender esto, habría que atender una pregunta simple que pudiera decirnos quién sería la persona elegida para ser candidato o candidata de Morena en Veracruz, con o sin encuestas: En el multiverso moreno, donde Claudia Sheinbaum gana la presidencia este 2024, ¿con quién creen que le gustaría trabajar coordinadamente en Veracruz? ¿Con un Gobernador o una Gobernadora?

 

En cualquier otro escenario, pudiera jurar que atendiendo esta pregunta, la candidatura ya sería un hecho, pero Morena, queriendo jugar a la democracia, se pone el pie solo porque los contendientes de Nahle de verdad creen en la democracia que tanto pregona su gurú López Obrador… así, igualito como lo creyó Marcelo Ebrard.

 

Mientras, tanto en el Frente como en Morena, las circunstancias obligan a decir con respecto a sus candidatos locales, que la moneda está en el aire.

Te recomendamos