• “El que espera, desespera”

“El que espera, desespera”

 

El confesionario de Rasputín

Por: Francisco Rubén Chávez Osorio

 

www.eltotonacapan.com

 

Se los dije en la entrega anterior, y no es porque sea un profeta o adivino, pero las experiencias en este ámbito así lo marcan estamos ya en una de las etapas sin duda más intensas e interesantes de la competencia por alcanzar las posiciones políticas para los partidos y sus candidatos; hoy por hoy de manera tácita el recuento de los votos en varios municipios de los 212 que conforman nuestra entidad.

 

Sí, también se los anticipé, varios saldrían a cantar victoria antes de tiempo, incluso ya hubo quienes no solo se fueron a festejar y desvelarse en medio de la borrachera que seguramente debió ser intensa a manera de venganza por la ley seca, ahora les toca la doble cruda que incluye la moral e incluso la económica al ver que en varios casos sus candidatos a lo largo de los más de 740 kilómetros de largo que tiene Veracruz están por perder el anhelado “triunfo”, mientras que otros que ya se veían cabizbajos que ante los primeros anuncios “los mariachis callaron”, parece que recibieron una carga de oxígeno cual enfermo de gravedad y vuelven a la vida…

 

Lo dijimos números y más números, y es que esto finalmente así es, en la democracia es con votos que se gana o se pierde, y esto puede ser incluso con un solo voto de diferencia; así hay varios casos en donde la balanza pareciera inclinarse muy poco hacia el otro lado, municipios con más de 20 mil habitantes en donde las diferencias son de 200 votos, y en otros más grandes las diferencias suelen ser de miles de votos, pero cuando los números son más cercanos encienden las pasiones y el estrés en ambos bandos se dispara hasta que al final de los famosos recuentos, la autoridad califique el resultado y el o los candidatos en pugna reciban su constancia de mayoría y ante ello, lo demás estará de más.

 

Muchos hoy no están durmiendo bien por estar al pendiente de los resultados definitivos, incluso fuera de las oficinas en donde se llevan a cabo los escrutinios; por otra parte, los que se fueron de bruces ante los anuncios prematuros de

 

triunfos anunciados en un arrebato emocional por los primeros resultados a la mano, hoy empiezan a experimentar angustia, enojo y frustración.

 

Y sí, les digo y casi me atrevo a jurar que muchos no solo insultaron a sus adversarios, sino que hubo ya quienes a cambio de compartir un poco del llamado “hueso” ya cobraron por anticipado espacios y favores, dentro de los cuales seguramente no faltaron los pasionales lujuriosamente hablando, en fin. hijos de la vanidad y la locura del poder que hace las veces de algún afrodisiaco en muchos de los inmersos en este juego de altibajos de política y mucha más politiquería, que son cuestiones diferentes, aunque no lo parezca.

 

El caso es que hoy muchos aturdidos por el derroche de festejos anticipados, otros por la angustia de saber el resultado final, y otros más que ya se daban por resignados perdedores y de pronto son jalados al refuego del recuento y revisión de actas, voto por voto, etc. Porque para los primeros ¿qué creen?, “que dijo mi mamá que siempre no” y “toing” para atrás…

 

Tiempos de esperar, y como suele tener la razón el dicho que es sabiduría popular “el que espera, desespera”

 

Yo les digo a los que están en ese trance que como dice la canción: “no te desesperes, dale tiempo al tiempo...”

 

En fin, ya pronto llegará el veredicto.

 

Mientras tanto sigo escuchando sus confesiones

 

Hasta la próxima

 

yefimovich1977@gmail.com