Después del alarido… la razón.

El Baldón / Por: José Miguel Cobián

Ingenuamente le creímos al PREP.  Incluso los propios candidatos, creyeron que estábamos en manos de un INE eficiente, como al que nos tenían acostumbrado los comicios anteriores.

Hoy sabemos que se utilizó una tecnología que en teoría debía de leer las actas y registrarlas en el PREP, sin necesidad de participación de capturistas.  Un gran logro y avance tecnológico, que permitía que la transmisión de la información a los ciudadanos fuera mucho más eficiente.

Se nos olvidó que en Morena actúan fuerzas oscuras.  Se nos olvidó que el PREP no es más que un instrumento de información, sin validez legal.  Olvidamos también que los candidatos no gozaban de dicha tecnología, y ellos tenían que esperar quizá hasta el lunes en la noche o martes, para apenas recibir las actas de su propia votación.  Y a partir de ese momento, terminar la captura en su propia base de datos, y ahora sí, comparar sus propios datos con los publicados en el PREP.

Dos días de alaridos e histeria colectiva, transmitiendo una enorme cantidad de información falsa -que espero algún día se sepa quién la transmitió y con qué fines-.

No percibimos algo fundamental.  No hubo la algarabía y los grandes festejos por parte de morena. Los mismos candidatos de morena tenían sus actas, y sabían que los datos del PREP no eran los correctos.   Ellos entendieron que celebrar anticipadamente los expondría al ridículo, una vez que se impugnaran los ¨errores accidentales¨ del PREP.

Por el bien de todos los mexicanos la elección debe limpiarse de errores.   Si la salida elegante va a ser que el recorte presupuestal invitó al INE a ahorrar capturistas… está bien.   Si resulta que el lector óptico por alguna extraña razón le dio más votos a morena, y ahora se aclaran esos votos y se regresan a quién debe tenerlos, también está bien.

Incluso, está bien que hayamos pasado el susto de otorgar todo el poder a un gobierno en el que millones de mexicanos no confiamos por su falta de respeto a la legalidad, porque también hubo un susto más grande para ellos: Los mercados financieros reaccionaron con un rechazo absoluto a la falta de división de poderes, la caída en la bolsa de valores fue la mayor de este siglo, incluso por encima de la caída que se tuvo cuando la crisis sub prime.

Fue un doloroso aviso, tan doloroso que Claudia y AMLO salieron a tratar de tranquilizar a los mercados con la continuidad del secretario de hacienda.  Olvidaron que hace seis años, Urzua y Romo eran garantes para el mercado, y sin embargo, ambos fueron ignorados y relegados cuando la euforia del poder aumentó.    El gobierno de Morena no tiene la debida credibilidad en los mercados internacionales, lo cual implica que tendrán que ceder en corregir lo que muchos consideran el gran fraude electoral del 2024.

Incluso a la propia Claudia le conviene la legitimidad de su elección.  Esto siempre y cuando el lector óptico no haya cometido equivocaciones de más de 87 votos por casilla.    Haciendo los cálculos, si en cada casilla de las 102,300 que representan el 60% del total, y son las casillas en que se haga el conteo voto por voto, si en cada una de esas casillas, el algoritmo del fraude, o el error del lector óptico, le dio 87 votos o más a Claudia, que pertenecían a Xóchitl, entonces la ganadora de la elección será la hidalguense.

Si el error es menor a sumar  87 votos a la coalición de morena y quitarlos a la oposición, entonces solo veremos una modificación en la composición del senado, de la cámara baja, y de los congresos de los estados.

Hay que considerar también que pueden variar los resultados de las gubernaturas, en particular en estados, dónde la lógica indica que morena no podía ganar, como es el caso de Morelos, Yucatán y Veracruz.

La sociedad comenzó a dar alaridos, antes de que los partidos tuvieran su propio conteo de votos.   Sirvió para despertar la sospecha de lo que pronto confirmaremos.   También debemos de felicitarnos por el sistema electoral mexicano, que hoy por su estructura impide un fraude como el de 1988, me refiero al famoso fraude de Manuel Bartlett.

La oposición, de manera inteligente, está solicitando ciudadanos que apoyen en el reconteo de los votos.   Lo hace porque ahora tendrá testigos entre la ciudadanía sobre los resultados de cada conteo.    Veremos si los ciudadanos responden y acuden a contar.

Algo va a cambiar con esta elección en el país… Algo ya cambió.

 

www.josecobian.blogspot.com

@jmcmex.

https://josecobian.blogspot.com/2024/06/blog-post_05.html

Te recomendamos