En Salud… Cannabis Medicinal: El Respiro para los Adultos Mayores en Estados Unidos

*El uso terapéutico del cannabis gana terreno entre los adultos mayores, proporcionando alivio y bienestar.

 

En un paisaje dominado por pipas de colores, jóvenes tatuados y carteles con imágenes de hojas de cannabis, la historia de Willie Marby, de 73 años, brilla con una luz particular. De manera periódica, Marby recoge su prescripción de cannabis medicinal en Takoma Wellness, el principal dispensario de Washington. Marby es uno de los representantes de un grupo demográfico en pleno crecimiento en Estados Unidos: los adultos mayores de 65 años que recurren al cannabis con fines medicinales.

 

Marby, cuyo ortopedista le recomendó utilizar THC (el componente psicoactivo principal de la planta de cannabis) para aliviar los síntomas de la artritis en su hombro derecho, representa una tendencia en aumento. El uso del cannabis entre adultos mayores ha experimentado un constante incremento en la última década, según un estudio de médicos de la Universidad de Nueva York publicado en 2020.

 

La marihuana, actualmente legal en 38 de los 50 estados de Estados Unidos y en el Distrito de Columbia, se ha establecido como una opción terapéutica en constante crecimiento para este grupo demográfico. Mikhail Kogan, médico y profesor especializado en Geriatría en la Universidad George Washington, explica que el cannabis en sus diversas formas, como aceites, vaporizadores o comestibles, se utiliza para tratar una amplia gama de síntomas geriátricos, desde el dolor crónico hasta el insomnio, la ansiedad y la depresión.

 

El cannabis se ha convertido en una alternativa segura y efectiva a otros analgésicos comunes como el acetaminofén y el ibuprofeno. El doctor Kogan destaca que no se ha registrado ninguna muerte atribuida directamente al consumo de cannabis.

 

El porcentaje de adultos mayores de 65 años que reportaron haber usado cannabis recientemente en Estados Unidos aumentó de 2.4% en 2015 a 4.2% en 2018, según el estudio de la Universidad de Nueva York. Además, casi todos los que admitieron haber consumido marihuana (98%) padecían enfermedades crónicas.

 

Un estudio adicional de la Universidad de California indica que un 61% de los pacientes encuestados habían usado THC por primera vez después de los 61 años, buscando un tratamiento médico.

 

En este contexto, Takoma Wellness, el dispensario más grande de Washington, se ha convertido en un refugio para muchas personas mayores en busca de alivio. Fundado por el rabino Jeffrey Kahn junto a su esposa Stephanie, el dispensario no solo provee cannabis medicinal, sino que también desafía el estigma asociado con la planta en la comunidad.

 

La historia de Kahn, cuyo padre encontró alivio para los síntomas de la esclerosis múltiple en la marihuana, ilustra cómo el cannabis está dejando de ser un tabú para convertirse en una opción respetada para el cuidado de la salud. Aproximadamente un tercio de los clientes del dispensario son adultos mayores, y el lugar se ha convertido en un espacio de apoyo y curación en medio de su entorno pintoresco.

 

Mientras la percepción negativa de la marihuana se desvanece gradualmente, los adultos mayores encuentran en el cannabis medicinal una herramienta valiosa para mejorar su calidad de vida. A medida que más estados legalizan su uso, la planta verde se convierte en un aliado en la búsqueda del bienestar y el alivio.

Te recomendamos