MENOS BOTES, MENOS BASURA

Los Políticos / Por: Salvador Muñoz

La rehabilitación del parque de Jardines de Xalapa quedó muy bien… paso obligado para miles de personas que suben o bajan de acuerdo a sus necesidades todos los días, quizás bajando intensamente el fluido los fines de semana… se nota que hubo un interesante estudio para su rehabilitación, pero no así una estrategia.

 

Todo iba bien en el parque hasta que empezaron a poner casi una decena de pequeños botes de basura en las áreas de recorrido y juego de esta área verde.

 

Sí, qué bueno que pusieron botes para la basura y sobre todo, cuando todos los días de la semana confluye de todo: niños con sus padres, perros con sus propietarios, parejas de novios, un considerable número de taxistas, motociclistas, empleados o de otra índole, que reunidos, comparten el pan y la sal… lo que no pensaron fue en “Quién le pone el cascabel al gato?” Es decir: Quién iba a recoger la basura de esos botes, tanto en la periferia como al interior del parque.

 

Luego de que los vecinos se percataron del problema, demandaron al Ayuntamiento su intervención y así, los sábados, viene una camioneta con un grupo de personas a recoger las bolsas de basura de esos botes… ¡Exacto! Los vecinos tienen a bien colocar bolsas para evitar que si hay quienes depositan residuos biodegradables, escurran…

 

Sí, en esta obra de rehabilitación del parque, no hubo estrategia en un lugar donde quienes recorren en este parque, carecen de algo que debiera ser elemental en estos días: Educación Ambiental.

 

En 1975, con la firma de la Carta de Belgrado, se estableció que la Educación Mmbiental debe ser un proceso permanente dentro y fuera de la escuela, para que la sociedad pudiera asumir los retos de las problemáticas ambientales en el mundo.

 

Casi 50 años han pasado y la conciencia ambiental en México apenas está despertando. Así lo demostró la encuesta Respuesta Verde 2022 realizada en 10 países, incluido México, por la empresa sueca Essity, que se dedica a la fabricación de productos de higiene personal y salud.

 

Entre los datos que arrojó dicha encuesta señala que 7 de cada 10 mexicanos creen que pueden generar un impacto positivo en el medio ambiente.

 

También reveló que el 43% de los encuestados en México está completamente de acuerdo en que las acciones de reciclaje pueden generar un impacto positivo en la ecología.

 

Lo anterior refleja el optimismo de los mexicanos ante el panorama ambiental. Sin embargo, un verdadero cambio no sólo requiere de optimismo sino también de acciones y esto, al parecer, son pocos en nuestra sociedad que lo tienen, y en nuestras autoridades contados los que lo tienen muy en claro, como es el caso del titular de la Procuraduría Estatal de Protección al Medio Ambiente, Sergio Rodríguez Cortés.

 

El ejemplo de ello es el saneamiento de los tiraderos a cielo abierto que hay en toda la entidad veracruzana y para lo cual, desde el pasado 2023, Rodríguez Cortés anunció la instalación de cinco Centros de Transferencia de Residuos Sólidos Urbanos en municipios estratégicos.

 

Los Centros de Transferencia funcionarán con máquinas especializadas para reducir, reciclar y reutilizar la basura que generen los municipios. Así se le dará un segundo uso a toneladas de materiales y serán mucho menos los desechos que finalmente lleguen a los rellenos sanitarios.

 

El pasado 8 de febrero de 2024, en Martínez de la Torre se comenzó con la instalación de la maquinaria en el predio habilitado para su Centro de Transferencia, y la PMA va por otros Centros similares en Tuxpan, Ángel R. Cabada, Papantla y Juan Rodríguez Clara.

 

La estrategia seguramente ayudará a reducir en buena parte las más de 3 mil 800 toneladas de desechos que en promedio reciben al día los basureros de la entidad.

 

Este proyecto impulsado por Sergio Rodríguez forma parte de las políticas públicas ambientales que la administración estatal de Cuitláhuac García ha propuesto y es solo el inicio de un largo recorrido para lograr la justicia ambiental que Veracruz merece.

 

Si ya se hace a nivel macro, igual se debería de pasar a lo micro… en los botes de basura del parque de donde yo vivo, hay cantidad de platos y vasos de unicel, botellas de plástico, cartones y papel de recipientes de comida; sin contar con vecinos que han hecho de estos depósitos sus propios botes de basura… en fin… si la PMA está haciendo su chamba, quizás la SEV y el Ayuntamiento bien podrían pensar en una estrategia que disminuya en fluido de estas basuras combinado con Educación Ambiental… a lo mejor un día lleguemos a una ecuación simple ecológica: a menos botes de basura, menos basura.

Te recomendamos