• The Economist lleva a portada a AMLO y lo llama "el falso mesías"
  • The Economist lleva a portada a AMLO y lo llama "el falso mesías"

The Economist lleva a portada a AMLO y lo llama "el falso mesías"

 

www.eltotonacapan.com

 

La revista británica presenta a un López Obrador flanqueado por el Ejército e instalaciones de Pemex y señala que el presidente divide a los mexicanos en dos grupos: el pueblo y la élite.

La revista destaca la incertidumbre que el gobierno del presidente López Obrador genera en el sector empresarial por las políticas energéticas y cuestiona la intención de eliminar organismos autónomos como el INE. (Foto: Daniel Augusto/Cuartoscuro.com)

Expansión Política

El presidente Andrés Manuel López Obrador “es un peligro para la democracia” de México y la profundidad y duración del daño que ya ha hecho se definirá en los resultados de las elecciones del 6 de junio, según un artículo publicado por la revista británica The Economist.

Con el título “El falso mesías mexicano”, la publicación dedica su portada al mandatario mexicano, al que señala como un riesgo autoritario, por lo que –advierte– “los votantes deberían frenar al presidente hambriento de poder de México”.

“Dado el riesgo, los votantes del 6 de junio deberían apoyar a cualquier partido de oposición que esté mejor situado para ganar, vivan donde vivan. Los partidos de la oposición deberían trabajar juntos para contener al presidente”, indica.

Sin embargo, también se reconoce que no hay opciones políticas fuertes para enfrentarlo electoralmente, pues “han fallado al no ofrecer una alternativa coherente”.

López Obrador “es popular en parte porque (los partidos de oposición) hicieron un mal trabajo” cuando han sido gobierno, “y también porque gran parte de la clase dominante realmente es corrupta”.

La publicación destaca que el mandatario no ha sido centro de atención como otros gobernantes populistas, pero como otros, es un riesgo y “las instituciones de México son fuertes, pero pueden rendirse bajo un ataque sostenido de un fanático con apoyo popular”, se asegura.

En la caracterización de López Obrador, el artículo señala cómo el presidente ha dividido a México entre “el pueblo” y quienes no piensan como él y son “delincuentes y traidores”; menciona además su “desprecio” por las reglas, su rechazo a escuchar consejos.

Su frase favorita en reuniones de gabinete es “¡cállate¡” –apunta el texto–, y ha socavado a quienes pueden controlar su poder.

A los medios de comunicación críticos les ha recortado presupuesto dedicado a publicidad o los ha invadido con sus partidarios, se asegura, y ha amenazado al organismo que organiza elecciones.

Además, ha encargado al Ejército todo tipo de tareas para evadir regulaciones: “frustrado con los funcionarios que se preocupan por las reglas y la licitación de contratos, él alistó al ejército para construir su ferrocarril, dirigir puertos y luchar contra el crimen”.

En economía, seguridad pública, tampoco hay optimismo, según la revista. La política de López Obrador de "abrazos, no balazos" no ha frenado la tasa de asesinatos que ya es estratosférica.

“Ha sido lamentablemente lento para responder ante la pandemia de covid-19 y gastó muy poco en amortiguar sus efectos económicos. Según las estimaciones de The Economist, México ha sufrido 477.000 muertes por exceso de muertes por la pandemia, una de las peores tasas del mundo; y su Producto Interno Bruto (PIB) se redujo un 8.5 % el año pasado”.

A futuro hay incertidumbre en los inversionistas y aunque comienza la recuperación económica post covid y la ubicación de México como vecino de Estados Unidos es ideal, el temor al “capricho presidencial” los frena.

“Ha hecho cosas buenas, como aumentar las pensiones y subvencionar los aprendizajes de los jóvenes” y aunque su administración es de izquierda, ha mantenido el gasto y la deuda bajo control, por lo que la calificación crediticia de México sigue siendo tolerablemente firme.

Pero, critica la revista británica, López Obrador impulsa el regreso a la política basada en el petróleo, la prohibición de inversión privada en hidrocarburos y la obligatoriedad a comprar energía producida por el Estado, por muy costosa y sucia que sea.

Por eso alerta a Estados Unidos: “deben prestar atención” y no debería ignorarse “el autoritarismo en su patio trasero. Además de enviar vacunas, incondicionalmente, el Sr. Biden debería enviar advertencias silenciosas”.