“Protesta Policial en CDMX por Falta de Agua: Crisis Hídrica en Aumento”.

"La Policía Bloquea Tránsito en el Monumento a la Independencia Ante la Falta de Agua en Sus Cuarteles".

Ciudad de México.- La sequía, la ola de calor y la escasez de agua han llegado a un punto crítico en México, al grado que incluso la policía se unió a las protestas este miércoles. Agentes de la policía bloquearon seis carriles cerca del Monumento a la Independencia, reclamando que llevan una semana sin agua en sus cuarteles, lo que ha dejado los baños inutilizables.

“No tenemos agua para los baños”, declaró una mujer policía, quien prefirió no dar su nombre por temor a represalias. “Nos hacen dormir en el suelo”. Estas condiciones han intensificado las tensiones ya existentes entre los agentes y sus supervisores, exacerbadas por problemas como el acoso sexual y condiciones de trabajo injustas. “En las oficinas de los jefes sí tienen agua, pero no nos dejan pasar allí”, agregó la oficial, mencionando que solo llevaron una pipa de agua cuando llegaron los medios de comunicación.

La Ciudad de México no es ajena a las manifestaciones por falta de agua. En los últimos meses, residentes de varios vecindarios han formado cadenas humanas y bloqueado avenidas exigiendo un suministro adecuado. En abril, un problema de agua contaminada desencadenó una crisis en un sector de clase alta que duró semanas.

La capital ha tenido que depender de camiones cisterna para abastecer de agua a muchos edificios, aunque estos servicios son costosos y limitados. Con temperaturas que se prevé alcanzarán al menos 40 °C en el 85% del país, y 45 °C en una tercera parte del territorio, la situación es desesperante.

Casi el 40% de las represas de México están por debajo del 20% de su capacidad, y otro 40% entre el 20% y el 50%. Esto ha obligado a la ciudad a reducir el suministro de agua, y algunas tiendas ya reportan escasez de agua mineral. A nivel nacional, las autoridades han tenido que recurrir a camiones cisterna para suministrar agua a hospitales, bomberos y otros servicios esenciales. Los bajos niveles de las represas han provocado también cortes de electricidad en algunas zonas.

La crisis no solo afecta a los humanos. En Tabasco, la ola de calor ha sido tan severa que monos aulladores han caído de los árboles, aparentemente por golpes de calor. Desde el 16 de mayo, al menos 138 de estos animales han sido encontrados muertos, según el grupo Conservación de la Biodiversidad del Usumacinta.

La situación es crítica y las soluciones no parecen llegar con la rapidez que se necesita, dejando a la población y a los servicios esenciales en una lucha constante por un recurso tan básico como el agua. 🚨💧🌡️

Te recomendamos