UN VERACRUZANO CON CLAUDIA

Los Políticos / Por: Salvador Muñoz

Después de Fernando Gutiérrez Barrios, Veracruz no ha tenido un referente de tal tamaño hasta nuestros días en un Gabinete federal.

Después de Rocío Nahle, sin temor a equivocarme, ninguna veracruzana había ocupado un cargo tan relevante en el Gabinete federal.

Ambos cargos tuvieron sus momentos y peso específico particular, por lo mismo, cada uno se cuece aparte aun con sus singularidades.

Por ejemplo, estos veracruzanos llegan al gabinete federal siendo sus partidos, todopoderosos, pero en circunstancias políticas totalmente diferentes.

Con Gutiérrez Barrios, la oposición vivía el mejor de sus momentos, era una fuerza que crecía y estaba latente.

Nahle, en su caso, fue receptora de las críticas más incisivas en su tierra adoptiva por circunstancias político-electorales así como por el elevado costo de la refinería Dos Bocas y su funcionamiento.

El papel de Guitiérrez Barrios en la política del país era crucial… En el caso de Nahle no… no porque ella no quisiera… la figura del Presidente opacó a todos…

Hubo que pasar más de 20 años para que nuevamente un veracruzano, en este caso, mujer, estuviera en el primer círculo del Presidente… Sí, seríamos omisos si omitimos que es “veracruzana adoptiva”…

Hoy, en la conformación del nuevo gabinete de la Presidenta electa Claudia Sheinbaum, la realidad es que Veracruz no tiene alguna esperanza de que un paisano nuevamente aparezca en el primer círculo federal… pero sí un reducido, muy reducido número de veracruzanos, contados con los dedos de las manos, que hacen “changuitos”, cruzan los dedos, le rezan a San Andrés, para que un veracruzano, un xalapeño, esté en la gracia de doña Claudia para ser incluido en su gabinete…

Para entender el interés de estos pocos, poquísimos veracruzanos porque Cuitláhuac García sea tomado en cuenta en una secretaría de despacho o ya de perdis, una sub, hay que entender la posición en que se encuentra el Cuitlahuismo ante los ojos de la próxima Gobernadora de Veracruz.

Independientemente del triste papel que desempeñaron como miembros del Gabinete de Cuitláhuac la mayoría de éstos (contadas las excepciones, como por ejemplo Daniela Griego Ceballos, quien si nos atenemos al discurso con que Rocío Nahle ratifica a Lima Franco, estaría repitiendo la titular de Pensiones del Estado en el cargo), hay descontento poblacional con muchos de ellos por el afán de construir un Cuitlalandia antes que un Veracruz.

Estos cuitlahuistas saben que no tienen cabida en el reino que está por venir de Nahle, y por eso su esperanza de que Cuitláhuac sea llamado al de Sheinbaum para así, buscar una dirección, una jefatura, un cargo, lo que sea… ya están maiceados, cebados, ya aprendieron a vivir del erario… son los nuevos presupuestívoros… por eso todas sus esperanzas están en que un veracruzano llegue al Gabinete de Claudia Sheinbaum…

Te recomendamos